jueves, 5 de junio de 2014

La diócesis de Jaén se une a la oración por la paz del Papa Francisco




 El Papa Francisco recibirá el próximo 8 de junio en el Vaticano al presidente de Israel, Simón Peres, y al de Palestina, Mahmud Abás.  
     El Pontífice había invitado a ambos mandatarios a reunirse en el Vaticano para rezar por la paz en Oriente Medio, durante su peregrinación a Tierra Santa. Un viaje en el que visitó Jordania, Belén y Jerusalén del 24 al 26 de mayo.
     Durante la Audiencia General del pasado 28 de mayo el Papa pronunció estas palabras: “Por eso invité al Presidente de Israel y al Presidente de Palestina, ambos hombres de paz y constructores de paz, a venir al Vaticano para rezar conmigo por la paz. Y por favor, les pido a ustedes que no nos dejen solos: ¡ustedes recen, recen tanto para que el Señor nos dé la paz, nos dé la paz en aquella tierra bendita! Cuento con sus oraciones. Recen fuerte en este tiempo, recen tanto para que llegue la paz”.
     “Ese «ustedes» somos también nosotros”, asegura D. Francisco Rosales, Vicario de Pastoral de la diócesis de Jaén. Por ello desde su Vicaría se ha elaborado un guión “siguiendo la Lectio Divina, en contacto con la Palabra de Dios, concretamente con el Salmo 122, tan ajustado al acontecimiento”.Rosales anima, así, “a las  comunidades cristianas de la Diócesis a hacer ese día, o la víspera por la tarde, una oración unida al Papa”. 






ORACIÓN POR LA PAZ EN TIERRA SANTA JUNTO AL PAPA
8 de junio de 2014.
En su discurso en la ceremonia de bienvenida en Tel Aviv, Israel, el Papa se había dirigido a Simón Peres expresándole esta invitación:
«Deseo hacerle una invitación a usted señor presidente y al señor presidente de Palestina Mahmoud Amas para rezar por la paz. Ofrezco mi casa en el Vaticano para acoger este encuentro de oración. Tantas personas construyen la paz con gestos pequeños. Muchos sufren y soportan pacientemente tantos intentos de construirla, y todos, especialmente aquellos que se han puesto al servicio de sus propios pueblos, tenemos el deber de hacernos instrumentos y constructores de paz, ante todo, a través de la oración. Construir la paz es difícil, pero vivir sin paz es un tormento. Todos los hombres y mujeres de esta tierra, en el mundo entero, nos piden que llevemos delante de Dios su ardiente aspiración por la paz».
Y en la Audiencia General del miércoles día 28 de mayo pronunció estas palabras:
“Por eso invité al Presidente de Israel y al Presidente de Palestina, ambos hombres de paz y constructores de paz, a venir al Vaticano para rezar conmigo por la paz. Y por favor, les pido a ustedes que no nos dejen solos: ¡ustedes recen, recen tanto para que el Señor nos dé la paz, nos dé la paz en aquella tierra bendita! Cuento con sus oraciones. Recen fuerte en este tiempo, recen tanto para que llegue la paz”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario