martes, 10 de abril de 2012

¡¡Llovió en Pozo Alcón durante toda la Semana Santa¡¡



 Así es, parece mentira, pero en Pozo Alcón llovió como afirmaba cada día el presentador del telediario, las estadísticas acertaron y los pronósticos desgraciadamente se cumplieron… ¡LLOVIA SEGURO¡
 Cuando la Virgen de la Esperanza  salía por la puerta  de la Iglesia de la Encarnación, arranco lagrimas al mostrarnos su belleza, el  nuevo tocado dorado que lucía para tal día  resaltaba el verde de sus ojos y nada que decir sobre la saya de brocado dorado que la Virgen estreno en esa mañana. La Virgen de la Esperanza  siguió la tradición del antiguo refrán  que recitan la mañana del Domingo de Ramos nuestros mayores ¨domingo de ramos  hay que estrenar que si no se te caen las manos¨ a la esperanza como mucho se le caería el pañuelo para secar nuestras lagrimas, pues su belleza sorprendió a los asistentes.
  Trascurridos los días y según decían los pronósticos  del tiempo, a las 8 de la tarde  del Miércoles Santo  comenzó nuevamente a llover, después de más de 5 años la dolorosa volvía a salir a la calle acompañando a su hijo en la cruz, en el silenciosos vía crucis de los jóvenes.

El silencio llamo a mi puerta
Me dijo que me callara
Que por l calle venia
Una  señora amargada
Lloraba esa mujer
Tras un Cristo crucificado
Y al mirarla de cerca
Una lágrima recorría mi cara…



    El Jueves Santo se tiño de  grises nubecillas, que al paso del Amarrado, denominado así popularmente a Jesús Preso, arranco a más de uno una lagrima, una oración, una saeta, un silencio, una promesa….
    Las continuas tormentas se repitieron el Viernes Santo, lagrimas al oír la Verónica, lagrimas al ver la Virgen frente al Nazareno, lágrimas, al recordar  antiguas anécdotas, lágrimas de emoción, de pena y de alegría, lagrimas…. Que encogían el corazón.

Llovió toda la semana
 Llovieron tormentas de lágrimas
Llovieron  tormentas de emociones
De recuerdos
De sentimientos….
Es semana santa en Pozo Alcón
 Es semana santa en mi pueblo
 Siempre la misma
Siempre los mismos recorridos
Las mismas imágenes
Siempre igual, siempre diferente…
Llovió finalmente el viernes santo
Llovió porque así dios lo quiso
Llovió…
Ya lo dijo la saeta que ante el sepulcro se canto
…no son gotas de agua
Son lágrimas de Cristo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario