lunes, 30 de enero de 2012

NUESTRA SEÑORA DE BELÉN




Una pena que nadie se hay interesado hasta el momento sobre la imagen de la Virgen de Belén.
Una pena que solo sea el libro de la historia de Pozo Alcón que recoja unas pequeñas líneas sobre la pequeña imagen y  una verdadera pena que  nadie se haya interesado por publicar su historia.
 La imagen de la virgen de Belén es una talla de alrededor de 1,20 cm de altura, siendo tallada en madera, destaca por su  melena de pelo natural así como  por su peculiar cara inclinada y un pequeño niños  entre sus manos.
 Esta imagen guarda una historia misteriosa, que el tiempo y el olvido han ido borrando de la memoria, pues en su momento nadie se atrevió a escribir lo que realmente sucedió y solo nos hemos limitado a contar la única suposición de esa mítica leyenda de la Virgen de Belén.
 La Virgen de Belén según cuenta la historia local y nuestros mayores, fue traída a Pozo Alcón por unos frailes que pasaron por el pueblo para pedir limosna,  y que la imagen fue guardada en la casa de Francisquita y que nunca más volvieron al pueblo para recogerla…
¿De dónde vendrían los frailes? ¿Qué fue de ellos? ¿Por qué venían con una imagen? ¿volverán algún día?
 Otra versión de la historia de la llegada de la virgen de Belén es que   había dos frailes que  cada año venían al pueblo de Pozo Alcón con una imagen y que una señora llamada francisquita la guardaba mientras estos religiosos se iban  a la sierra a pedir limosna. Que tras los años  la señora le tomo tanta devoción a la virgen que los frailes decidieron regalársela.
 Esto no ocurrió hace dos años ni tres, sino que está historia se puede  establecer alrededor del siglo XVI o XVII
 La imagen de nuestra señora de Belén paso a ser venerada por todo el pueblo tomando la decisión de levantar una ermita en la cual albergar la imagen, esta  ermita parece ser que es la que se hallaba en la placeta del santo cuyo nombre era de santa ana.
Sobre los años 60 parece ser que la imagen de la virgen de Belén se traslado a la iglesia parroquial mientras que la ermita que estaba en mal estado de conservación se destruyo para alzar sobre el terreno algunas casas.
 Al igual que  en el resto del pueblo, la imagen de la virgen de belén no se salvo de la guerra siendo la misma destruida y quemada en la placeta que hoy llamamos del santo.
 De aquella primitiva imagen parece ser que se salvo las manos y la cabeza y que a partir de estas tres piezas se realizo la actual imagen.
 La imagen sale en procesión el día 2 de febrero festividad de la candelaria, aunque  los antiguos tenían costumbre también de sacarla en procesión la tarde del domingo de resurrección por la calles del pueblo tras el niño Jesús conocido popularmente como el niño de san Gregorio.
 Actualmente la imagen se halla en un estado de conservación poco favorable y que una buena restauración haría de esta imagen una joya para el pueblo.
Espero que los poceños se animen cada día a venerar mas esta imagen de la virgen y que ya es hora de que la procesión que se le realiza temo más seriedad en el sentido de trono, flores, ect… ella se merece algo mejor ya que  decidió quedarse en el pueblo.


Comentario realizado por Antonio Perea







No hay comentarios:

Publicar un comentario